ZONA DE CONFORT, ¿SÍ O NO?

La zona de confort se conoce como ese espacio (esa “zona”) donde una está tranquila, se puede relajar, se siente a salvo. Últimamente se ha habla mucho de salir de esa zona, de ponerse a prueba, de retarse a uno mismo.

 

La verdad es que con el ritmo de vida que llevamos, muchas veces y más a estas alturas del año, a mi lo que más me apetece es tumbarme en mi zona de confort (léase sofá) y repanchingarme a gusto.

 

No me malinterpretes, no pienso que no haya que salir de la zona de confort, pero sí opino que es muy valioso que tengas tu buena zona de confort: en la que te sientas segura, relajada, y donde puedas descansar y cargarte las pilas para poder salir cuando sea necesario. Porque salir, vas a tener que salir, tenlo claro.

 

Opino que si no sales nunca de esa zona de confort, ésta cada vez se hará más pequeña, como un islote en el mar donde cada vez el agua llegue más adentro y haya menos superficie “segura”. Por eso pienso que hay que salir de la zona de confort, poner una patita fuera, intentarlo, y ver qué pasa.

 

Porque así, es probable que con el tiempo tengas una zona cada vez más amplia donde tú estés cómoda. Y me parece que así la vida es más fácil, qué quieres que te diga.

 

Así que sí, yo estoy a favor de tener una zona de confort, pero sobre todo, estoy a favor de hacer esa zona de confort lo más amplia posible, para que tú estés cómoda y a gusto en cuantos más ámbitos mejor.

 

Y no para todos los ámbitos, pero para casi todas las actividades tenemos unos lookazos de escándalo. Muchos de ellos además, ahora a mitad de precio.

 

 

¡Te veo en el siguiente artículo! Hasta entonces, ¡feliz entreno! (¡y recuerda, que nada te pare!)

Comments (0)

No comments at this moment
Product added to wishlist
Product added to compare.